“Moreno Bonilla quiere estrenar su rodillo parlamentario con la Ley de Policías Locales”

05
Ago

La responsable de la Secretaría de Municipios menores de 20.000 habitantes y Coordinación de Diputaciones de la…

La responsable de la Secretaría de Municipios menores de 20.000 habitantes y Coordinación de Diputaciones de la Comisión Ejecutiva Regional del PSOE de Andalucía y parlamentaria andaluza, Irene García, ha lamentado que Moreno Bonilla “quiera estrenar su rodillo parlamentario con la Ley de Policías Locales de Andalucía”, toda vez que este ha anunciado su intención de que esa sea una de las primeras iniciativas legislativas que se tramiten a la vuelta del verano. Así, García ha censurado que ese texto legal, que debe regular “un asunto especialmente sensible tanto para los ayuntamientos como para los vecinos y vecinas, como es el de la seguridad”, vaya a basarse “sobre la fría aritmética de una mayoría parlamentaria, en lugar de hacerlo desde el diálogo con los alcaldes y las alcaldesas de Andalucía”.

La Ley de Policías Locales de Andalucía “es una ley sin consenso, que ha nacido sin un diálogo sincero con la Federación Andaluza de Municipios y Provincias, y en torno a la cual se ha rechazado la práctica totalidad de las alegaciones del Consejo Andaluz de Gobiernos Locales, generando un precedente muy grave; y en la que no se ha tenido en cuenta el informe del Consejo Andaluz de Concertación Local, ignorando su función estatutaria”, ha dicho Irene García. Y ha añadido que “en la anterior legislatura no se atrevieron a aprobarla. Pero ahora, haciendo uso de la mayoría absoluta, quieren sacarla adelante sin haber escuchado siquiera a los ayuntamientos”.

Asistimos a una nueva oportunidad perdida para mejorar el servicio y para garantizar la seguridad de la población. Pero, para ello, la norma ha de nacer del acuerdo de todos y con todos los recursos necesarios para su puesta en marcha”, ha explicado. Por este motivo, ha mostrado el desacuerdo del PSOE-A con “las formas de las que hace gala Moreno Bonilla, quien ha abandonado ya su disfraz de presidente moderado y dialogante para mostrar su verdadera piel, la de la más pura y dura imposición”.

Por este motivo, la parlamentaria y miembro de la CER ha exigido al presidente de la Junta que se siente “con todas y cada una de las partes implicadas en el desarrollo de esta Ley de Policías Locales. Todo lo que no sea actuar con lealtad, diálogo y transparencia con los ayuntamientos como instituciones en torno a las cuales se articulan las diferentes policías locales será tanto como volver a ningunear a los alcaldes y alcaldesas, especialmente porque se trata de regular una competencia que les afecta de lleno y que debe ir acompañada de la correspondiente financiación”.

Moreno Bonilla tiene que legislar desde el acuerdo y el diálogo. Y escuchar a unos alcaldes y alcaldesas que tienen mucho que decir en la materia. Es necesario que se tengan en cuenta las necesidades de los municipios, especialmente de los que superan los 5.000 habitantes, que sufren un nuevo ninguneo y no saben de dónde sacar los fondos para pagar, por ejemplo, ese mínimo de cinco agentes que la futura Ley les obligará a tener, una exigencia que debería ir acompañada de un fondo suficiente que no merme aún más la infrafinanciación de los pequeños ayuntamientos”, ha dicho.

Moreno Bonilla “va a usar su mayoría absoluta para sublimar el rodillo parlamentario y el desprecio al resto de instituciones que ya ensayó reiteradamente durante la anterior legislatura”. De hecho, una vez más, el presidente de la Junta volverá a seguir una pauta ya conocida y que fue llevada al extremo durante la pandemia “Una fiesta en la que invita la Junta y pagan los ayuntamientos, unas instituciones que, además, ya vienen padeciendo el más absoluto abandono por su parte. Porque, por enésima vez, Moreno Bonilla vuelve a delegar competencias e imponer exigencias a nuestros ayuntamientos sin los fondos para poder llevarlas a cabo”.

Nuevamente, Moreno Bonilla hace oídos sordos y trata de ocultar sus competencias, subordinando su obligación de coordinación de las policías locales, financiación y dotación de recursos y medios para el desarrollo de una prestación eficaz y homogénea en todos los municipios al desarrollo de un futuro reglamento. Esto significa tanto como impulsar una ley vacía de compromisos concretos por su parte y con todas las obligaciones para los ayuntamientos”, ha afirmado Irene García, quien ha reclamado al presidente de la Junta que “abra de inmediato un diálogo sincero tanto con los alcaldes y alcaldesas como con los sindicatos representativos de los trabajadores de las diferentes policías locales, de forma que podamos dar forma a una ley con el consenso necesario que exige una normativa de estas características”.