Illa pide paso para la política de acuerdos, ajena al insulto, de identidades compartidas y que respire municipalismo como representa Juan Espadas

01
Jun
2022

En un acto en Cádiz, el líder del PSC asegura que “Cataluña no sería lo que es sin Andalucía”, que representa “una lucha para la igualdad que lleva a no rendirse”

El líder del PSC, Salvador Illa, ha afirmado esta tarde en un mitin en Cádiz que “Cataluña no sería lo que es sin Andalucía” de igual manera que ha asegurado que “el PSC es lo que es gracias a Andalucía”. En su primer acto como Primer Secretario de PSC fuera de Cataluña, ha elegido participar en la campaña de las andaluzas porque “PSC y PSOE-A son hermanos, porque ahí estaba el PSOE andaluz mandando apoderados, apoyando llamando a familiares para dar la cara, defendiendo el diálogo sí pero dentro de la Ley”. “La fuerza del socialismo se mama en el PSOE Andalucía en una lucha que lleva a no rendirse”, ha advertido para subrayar que “no les va a salir bien, como si el 19 de junio no pasara nada porque no conocen la fuerza de los 45.000 militantes de los más de 400 alcaldes, la maquinaria, la organización, la potencia, la hegemonía”. “No conocen la fuerza de unas ideas, lo bonito que es luchar para la igualdad de los ciudadanos, el sentimiento socialista andaluz que yo admiro y reconozco con sana envidia que lo querría para el PSC”, ha manifestado ante el público reunido esta tarde en la Casa de Iberoamérica de la capital.

Sobre las “pretendidas encuestas”, Illa ha dicho que “las urnas son transparentes y están vacías y mal que les pese, las elecciones la deciden los ciudadanos y a algunos se les va a poner cara de sorpresa el 19 de junio”.

Ha llamado a la movilización porque hay mucho en juego, “un mundo que está cambiando mucho y rápido, cambios calado, la Guerra, el cuestionamiento de los valores de UE, la democracia, el Estado del Bienestar”.

“Estas tres ideas, prosperidad, el régimen de partidos políticos y el Estado bienestar, este modo de vida esta siendo atacado”, ha dicho planteando la necesidad de “cambios de gran alcance, hace falta la buena política, la política tiene que cambiar y dar respuesta, en su opinión, hacia cuatro direcciones. Así ha pedido abandonar el insulto, el ruido vacío y actuar con respeto, sin caer en las provocaciones, “porque se puede defender las ideas con contundencia pero sin confrontación estéril”. Illa ha apelado a “la política de los acuerdos, a buscar lo que nos une, hay cosas que nos unen, la democracia está pensada para votar acuerdos”. Y en la misma línea, ha reclamado “autoexigencia, no echar la culpa a los demás”. “Moreno Bonilla tiene competencias, un presupuesto, tiene dinero, se les dieron 30.000 millones a las CCAA a fondo perdido”, ha recordado.

El líder de los socialistas catalanes ha reivindicado la política de identidades compartidas, no excluyentes, inclusivas porque es hacia lo que va Europa y el mundo.

En opinión del que fuera ministro de Sanidad durante la etapa más dura del embate del coronavirus, la política de después de la pandemia que se tiene que ir abriendo paso en España tiene que ver con el municipalismo. “La buena política la aprendí en mi etapa municipal, los alcaldes no se pueden despistar, porque el vecino te llama la atención”, ha indicado para evocar a “esa política de la proximidad, donde escuchas y detectas lo que quieren”. Así ha confesado que cuando no podia pisar el terreno durante el estado de alarma, llamaba a los alcaldes como a Juan Espadas para saber como discurrían las cosas y sobre todo por el sentido pragmático y de consenso que tienen los munícipes.

“Me reconozco en el estilo de hacer política de Juan Espadas que ha estado 8 años a pie de calle”, ha señalado al tiempo que ha destacado sus valores de “serenidad, de espíritu constructivo, una política útil que no busca la bronca, que quiere mas, que no se conforma y que da la cara, que no simplifica los problemas, que quiere unir a los andaluces con los catalanes y hacer una España que encuentra su fortaleza en la diversidad de España”.

La cabeza de lista al Parlamento andaluz, Irene García, ha pedido un grito unánime de los demócratas en las urnas y ha defendido que “esta es una tierra de gente trabajadora, donde la sanidad no es una lacra con la que hay que acabar”. Refiriéndose a la ultraderecha, García ha asegurado que “no le vamos a consentir que echen para atrás derechos o acaben con la ley de igualdad,  de memoria histórica, la lucha contra la Violencia de Género, en una semana en la que como ha recordado han asesinado a tres mujeres andaluzas. “No son porquerías, esta es la sociedad decente que hemos construido y el de la capa (en alusión a Moreno Bonilla) se queda escondido cuando vienen aquí a insultar y a decir que van a eliminar avances”, ha precisado. Por eso ha pedido a las mujeres:

“Hagamos que esta revolución sea nuestra”. García ha agradecido la presencia del secretario general de UGT Antonio Pavón, por el papel fundamental de los sindicatos al ir de la mano en la creación de empleo estable. La candidata ha ironizado sobre “lo mal que le ha sentado a Moreno Bonilla el plan de empleo de 50 millones aprobado en consejo de ministros porque no sabe gestionarlo”. “Hasta en dos veces no ha tramitado los planes de empleo de los PGE aprobados por el Gobierno de Sánchez, lo que Rajoy siempre negó a esta tierra”, ha apostillado.

Por último, ha considerado de traca que ahora en el ultimo momento y después de no haber hecho nada la candidata Ana Mestre hasta hace un cuarto de hora delegada del Gobierno no haya caído en la cuenta lo importante que es Valcárcel y quiera dotarlo con 10 míseros millones. “Acostumbrados como están al invito yo pero pagas tú”, ha detallado glosando la multitud de planes que han sido sufragados por la Diputación, ahora vienen con una propuesta irrisoria “pero la gente de Cádiz se va a poner de frente al abandono de la derecha a esta ciudad”.

El secretario general del PSOE de Cádiz, Juan Carlos Ruiz Boix, ha recordado que hoy se cumplen cuatro años de la moción de censura y la llegada de Pedro Sánchez a la Moncloa, para cerrar una etapa de corrupción en este país. Esta efemérides le ha dado pie a apuntar tres cifras que hay que celebrar: los 20 millones de cotizantes a la Seguridad Social con un empleo mejor del que había antes más estable gracias a la reforma, el 50 por ciento de contratos que se firman a día de hoy son indefinidos y la subida del Salario Mínimo Interprofesional a 1000 euros. Son tres cifras a recordar de todo un programa de medidas sociales para cuubrir las necesidades de las personas en la crisis que nos ha tocado vivir. Por eso, entiende que hay que “acudir a la calle a pedir apoyo también para el Gobierno de Sánchez “denostado por una derecha que no reconoce la moción ni las dos elecciones generals con mayoría de votos socialistas porque se creen que el poder es algo suyo”. Ruiz Boix ha agradecido a Illa que situase a España en la vanguardia de los países en el proceso de vacunación y respecto a las andaluzas ha insistido en que solo hay dos opciones retroceso o el avance que representa el PSOE. El dirigente provincial ha sacado la foto del pacto de la infamia, el trifachito que hizo presidente a Moreno Bonilla con 22 escaños gracias a VOX. “Ahora nos cuentan rollos sobre líneas rojas para engañar y mentir, su interés es formar Gobierno con ellos, Ayuso lo dejaba claro, no hablan de Andalucía de la sanidad pública, de los problemas de los andaluces de que hasta 5.000 gaditanos murieron esperando ayudas para la Dependencia, de cómo se pierden líneas educativas en los barrios más humildes mientras apuestan por la concertada”, ha ido explicando para subrayar que “solo hablan de cómo se van a repartir el Gobierno de la Junta”.

Por su parte, el secretario local José Ramón Ortega, diputado en el Congreso, se ha referido a la reunión de la Interparlamentaria que hoy ha presidido Pedro Sánchez y donde se ha dado cuenta de todas las medidas de la agenda progresista pero también de la actividad legislativa con sello socialista que ha ampliado derechos.

Ortega ha rememorado las comisiones de Sanidad en las que comparecía Salvador Illa como ministro “dando la cara y donde tuvimos la suerte de aprender de un político diferente, al que llamaron de todo, le decían filósofo como si fuera un insulto alguien que sabe pensar”. El diputado del PSOE ha resumido la intencionalidad del PSOE de Cádiz al invitarlo a este acto de campana. Porque gusta su estilo: el de la razón, el pregreso, el de la mano tendida y la anti crispación. “Eso es también lo que queremos para Andalucía y nos va a ayudar a lograrlo el 19 junio”, ha concluido.