El PSOE lamenta que el PP en Diputación cierre el paso a reeditar planes de empleo para los ayuntamientos y a liderar un gran acuerdo provincial para luchar contra la sequía

31
Ene

Ruiz Boix reclama la reforma integral de la A-381 y recuerda que en cinco años a Moreno Bonilla no se le recuerda por ninguna actuación en Cádiz

El Grupo Socialista ha requerido hoy al equipo de Gobierno de la Diputación para que abandere la lucha contra el desempleo estructural que sitúa a la provincia por encima del 20 por ciento en la tasa de paro, según la EPA. Los socialistas han defendido las bondades de unos planes de empleo que sufragaba completamente la Diputación recordando la portavoz Ana Carrera que los gobiernos socialistas pusieron en marcha hasta 9 ediciones de los planes de empleo, “convirtiéndose en planes vitales para los municipios porque daban respuesta a las necesidades que tenían los ayuntamientos y para garantizar que la ejecución de los planes haya sido del 100 por 100.
Los datos son contundentes. En esas ediciones anteriores, la Diputación invirtió más de 61 millones de euros en generación de empleo, lo que supuso más de 12.700 contratos y permitió que se ejecutasen más de 1.600 actuaciones en los pueblos de la provincia.
Desde el PSOE, se ha trasladado al Pleno la inquietud de los alcaldes y alcaldesas ya que “en enero de 2024, el actual Gobierno no ha garantizado aún que estos planes puedan ponerse en marcha con las mismas cuantías y condiciones”. Como lo que no se pinta en un presupuesto, no existe en una administración, Carrera ha reclamado a la presidenta que cumpla con su compromiso de investidura de incrementarlos y le ha urgido a realizar una modificación presupuestaria para dotar a los ayuntamientos de planes de cooperación local que se puedan ejecutar en 2024 a través de una partida de 5,4 millones de euros para poder ponerlos en marcha.
Tanto a esa reclamación como a la propuesta para que la Diputación lidere un acuerdo provincial para luchar contra la sequía ha votado en contra el equipo de Gobierno formado por PP y La Línea 100X100. El diputado Fernando López Gil, que defendió la moción, ha afeado a la bancada popular que “hayan elegido la batalla del agua” en lugar de hacer una apuesta por el diálogo y buscar soluciones que urgen al grave problema que padece una provincia donde los embalses están por debajo del 15 por ciento de su capacidad.
El diputado socialista le instó a que incluyeran el contenido de su enmienda, en la que solo reclamaban inversiones al Gobierno de España, dentro del contenido del acuerdo provincial, como un punto más de todos los que se puedan plantear en el seno del debate conjunto con entidades y colectivos. “Podríamos recordarles también que faltan 1.200 millones de inversiones por parte de la Junta que tiene la mayor parte de las competencias, pero eso no conduce a nada ahora, eso no aporta soluciones a los agricultores, al sector del turismo, a los ayuntamientos que tienen que aplicar restricciones”, señaló para abundar en que “cuando un Gobierno no habla, no dialoga, pierde su utilidad y la Diputación no está en las grandes preocupaciones de esta provincia”.
Ruiz Boix enarboló la demanda para instar a la Junta a una reforma integral de la A-381 en la defensa de una moción que salió adelante con la abstención del PP y con la que el dirigente socialista recordaba los cinco años de olvido de esta arteria principal de la provincia que padece hundimientos y socavones. “Para nota sería que cumpliesen con la Arcos-Antequera, de la que no hay ni declaración de impacto ambiental”, indicó ironizando que “pueden si quieren adjudicarlo a Barveal” pero lo que urge es que “asuman su responsabilidad y con los 46.000 millones de euros de presupuesto cumpla y que Fomento acometa el proyecto de arreglo integral, haciendo una programación y una consignación presupuestaria”. “Moreno Bonilla y Sanz tienen muchas tareas pendientes con esta provincia”, ha abundado para pedir que “además de ir a Bruselas, gestione y trabaje para que se ejecuten los presupuestos porque han pasado cinco años y no se le recuerda por ninguna actuación en Cádiz”.
Por otro lado, Ana Carrera pidió hoy la retirada del pliego de condiciones para la prestación del Servicio de Ayuda a Domicilio en 25 municipios, sugiriendo que al menos incluyeran cláusulas sociales para penalizar a las empresas que no respeten las condiciones dignas de las trabajadoras, en especial la que es su primera reivindicación, la jornada de 35 horas semanales. Carrera lamentó que el Gobierno de la derecha en Diputación se negase en rotundo a plantearse un cambio de modelo hacia la gestión directa por parte de una empresa pública de la institución provincial. “Si prefieren que una empresa gane dinero con el trabajo que realizan, en lugar de que este repercuta en mejorar el servicio y en sus condiciones de trabajo, díganlo claro”, le espetó Carrera que emplazó a la diputada de Bienestar Social a que al menos a medio plazo trabajasen en esa idea de una manera consensuada con el colectivo presente en la sala.
En su última intervención en el Pleno, Ruiz Boix ha vuelto a insistir en el rechazo a un Gobierno que siembra la desigualdad y la marginación en la provincia, que elimina planes de empleo que son muy necesarios en la provincia. Así, el dirigente socialista se oponía a una modificación presupuestaria que viene a abundar en el sesgo con que funciona el Gobierno provincial como a su juicio se demostró con el reparto del remanente de 31 millones y con la distribución realizada de los 338 millones del presupuesto.
“Ahora traen una modificación del presupuesto que aprobaron hace cuatro días”, ha criticado para poner en evidencia “la poca seriedad y coherencia sobre una cuantía que incluyen ahora y supera los 1.600.000 euros”. “Ahí van el precio de las abstenciones de IU, así como otras contribuciones paupérrimas a ayuntamientos para blanquear su sectarismo”, ha indicado dejando en el aire “qué tiene un club Deportivo de Tarifa para llevarse 100.000 euros de subvención, que es más dinero del que reciben muchos pueblos pequeños así como cualquier otra entidad”.
En su intervención de renuncia al cargo de diputado provincial que Ruiz Boix ha ejercido desde hace nueve años, deseó suerte a la Corporación en la defensa de los intereses de los vecinos de la provincia, asegurando que “siempre contarán con la colaboración del Grupo Socialista y la mía allí adonde las responsabildades me lleven”. Ha asegurado que seguirá defendiendo los intereses de los gaditanos y ha agradecido a los funcionarios y técnicos que han colaborado en sus funciones, incluido “el honor de ser presidente”, y también ha agradecido a los agentes sociales y económicos y a los municipios o ELAS esa oportunidad de colaborar”. “Espero seguir encontrándonos en el camino para cooperar y que nuestra provincia avance”, concluyó.
A la salida del pleno, alcaldes socialistas han desplegado una pancarta a las puertas de la Diputación para denunciar ese sectarismo del Gobierno con los ayuntamientos que no son del PP, exigiendo un cambio en la gestión para propiciar la igualdad entre todos los gaditanos y gaditanas.